• Actualidad, Hot

    3 Mitos sobre el ciclismo que son realmente ciertos

    La industria del fitness está llena de mitología. La mayoría de los que practican fitness piensan que hacer millones de sentadillas moldearán el vientre. Pero en la vida real si hay tres mitos del ciclismo muy desacreditados que son más hechos que ficción.

     1.Tonalidad en piernas y glúteos.

    ¿Has mirado las piernas de un ciclista? Los glúteos fuertes y definidos son el sello distintivo del ciclismo.




    Una revista  de deportes describió como los ciclistas competitivos tienen problemas en encontrar pantalones que se ajusten a su cuerpo debido a sus cinturas pequeñas y poderosos muslos y glúteos. Esto sucede porque utilizan sus piernas, muslos y glúteos para girar los pedales alrededor de 90 revoluciones por minuto, eso se traduce en 5.400 veces por hora usando solo sus muslos y glúteos para hacer el trabajo. Todo este ejercicio ayuda a quemar grasa. El resultado final son piernas solidas como rocas y esculpidas.

    Para aprovechar al máximo el poder tonificante del ciclismo, haz tus recorridos en las colinas. La lucha contra la gravedad obliga al musculo a empujar hacia abajo los pedales, teniendo como resultado el desarrollo del musculo debido al entrenamiento de resistencia. Para construir músculos magros para así obtener piernas grandes los sprints de aceleración completa son el ejercicio más propicio.

     2. Hacer Ejercicios de baja intensidad para quemar grasa

    Los ciclistas de élite se convierten en los mejores del mundo al hacer ejercicios de baja intensidad incrementando su resistencia

     

    Los ciclistas de élite se convierten en los mejores del mundo al dedicar un alto porcentaje de su tiempo al entrenamiento con intensidad aumentando la resistencia. Una adaptación fisiológica crítica para los ciclistas es ahorrar glucógeno durante largos recorridos. Al hacer rutas con ritmo de resistencia también están entrenando a su cuerpo para que sea un mejor quemador de grasa.

    Esto ocurre al construir cientos de miles de capilares en sus piernas, aumentando el tamaño de las mitocondrias productoras de energía y aumentando la producción de proteínas de unión a ácidos grasos y enzimas portadoras de grasa. Los recorridos largos y constantes también te enseñan a caminar y acondicionar tu cuerpo y tu mente para estar cómodo en la bicicleta durante varias horas.

     3. Sin dolor, no hay ganancia

    El Ciclismo es la recompensa al sufrimiento

    Aunque sea cruel esto es totalmente cierto, el sufrimiento es la recompensa del ciclismo. Los duros esfuerzos que hacen que sus piernas trabajen traen consigo el dolor muscular, al punto en el que el cuerpo crea más ácido láctico de lo que el musculo puede usar y este se ve obligado a disminuir la velocidad. Un umbral del dolor más alto significa que puedes hacer un recorrido más largo a un paso más rápido. Pero no todo es dolor, los ciclistas también premian el sufrimiento; no hay nada más gratificante que ese corredor que después de tanto esfuerzo logra cruzar la línea de meta.




    Muchos ciclistas aseguran que un poco de dolor le permite al cerebro manejar recorridos difíciles y muchas veces interminables. El cerebro amolda la memoria muscular basada en experiencias pasadas, dice el investigador de ejercicio Sudafricano el Dr. Timothy Noakes. El cerebro quiere protegerte, así que si haces recorridos más difíciles de lo acostumbrado vas a querer terminar antes de lo esperado, asegurando así que estés a salvo.

    Ya por último, después de un buen calentamiento aumenta tu ritmo constante durante cinco minutos. Acelera aproximadamente 90 por ciento máximo por un minuto. Vuelve al ritmo durante cinco minutos. Continúa esta secuencia de ida y vuelta durante 20 a 30 minutos.

    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE