• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Actualidad, Hot

    Porque los equipos ciclistas luchan por sobrevivir

    En la actualidad el ciclismo enfrenta muchos problemas financieros, y la apertura anual de la temporada del Circuito Mundial UCI en la ciudad de Adelaide, fue el lugar de encuentro para que empresas patrocinantes y corredores discutan algunos de los aspectos que más afectan a este deporte.



    Las empresas patrocinantes se reúnen con los corredores para compartir bajo el cálido sol del sur de Australia, esto con la finalidad de consolidar los acuerdos existentes y discutir nuevos patrocinios. Puede que este circuito no cuente con la misma promoción que sus contrapartes europeas, pero con lo que sí cuenta es con la participación de corredores del nivel internacional más alto.

    Lamentablemente no todo es como se pinta en este deporte multimillonario. Como dato referencial, Cannondale-Drapac estaba en la mitad de la Vuelta a España en el año 2017 cuando el equipo anunció que se retiraría a menos que les aseguraran 5 millones de £ de patrocinio. En esa oportunidad Rigoberto Urán finalizó en segundo lugar pero la inesperada retirada de un posible socio dejó al equipo casi insolvente. Aunque finalmente el equipo sobrevivió el incidente puso al descubierto la precaria situación financiera de algunos equipos de ciclismo.


    Vale la pena destacar que el equipo australiano Mitchelton-Scott no ha asegurado un patrocinador para esta temporada ya que el Campeonato Mundial de Road del año 2017 casi llevó a la bancarrota a sus organizadores. Para agravar la situación, otras carreras se han cancelado debido a dificultades financieras por parte de los patrocinadores organizadores.



    Para nadie es un secreto que el ciclismo es un deporte que genera sus ingresos a través del patrocinio. Esto se debe a que casi ningún corredor tiene los medios suficientes para costear todo lo que implica participar en una competencia. Muchas veces los patrocinadores dependen solamente de los dividendos que dejan los derechos televisivos de transmisión de los eventos.

    El ciclismo profesional tiene problemas de dinero desde hace mucho tiempo. En la década de 1990 algunos patrocinantes apostaron por salvar este deporte, a pesar de que esa época era la peor debido al dopaje de los corredores. En la actualidad el plan para crear un modelo económicamente sostenible para el ciclismo profesional sigue sin terminar.

    Datos financieros aseguran que el presupuesto anual calculado para un equipo que participa en competencias mundiales es de 15 millones de £. Los salarios de los corredores y del personal constituyen el 80% de los gastos, sin incluir los gastos de traslado, los cuales alcanzan la suma de 750.000 £ por año. Debemos tener en cuenta que aproximadamente el 90% de los ingresos del equipo proviene de socios, grandes patrocinadores y proveedores menores.

    Criterium du Dauphine 2015

    Una de las soluciones a esta difícil situación ha sido el incremento de nuevos equipos en las competencias mundiales, los cuales son propiedad privada de personas adineradas. Solo por poner un ejemplo: el equipo Mitchelton-Scott es financiado por Gerry Ryan, el cual, fundó el equipo después de notar la ausencia de una bandera australiana en el Tour de Francia 2011. Se estima que este empresario ha invertido más de 20 millones de libras esterlinas en el equipo, pero asegura que es dinero bien gastado.
    El medio oriente se ha interesado por este deporte, aunque no ha sido bien visto. Esto se debe a que Bahrein ha sido acusado de utilizar su equipo de competencia mundial para “lavar” la reputación internacional del país, la cual se ha visto opacada por denuncias de abusos contra los derechos humanos. El equipo Mitchelton-Scott ha estado trabajando la idea de la expansión del ciclismo a países como China, donde actualmente tiene un equipo de desarrollo.
    Uno de los mayores impactos conocidos en la economía de este deporte ha sido el poco presupuesto con el que cuentan algunos equipos, teniendo cifras inferiores a 5 millones de £.

    Algunos expertos aseguran que este problema presupuestario no ha sido razón suficiente para que este deporte haya disminuido su participación en las competencias mundiales. Muchos corredores de pasión declaran que el dinero es importante, pero no esencial para participar.


    A todo esto hay que sumarle los graves problemas de dopaje. Esto automáticamente ha hecho que los patrocinantes estén revocando sus contratos, ya que no quieren que sus empresas se vean vinculadas con este tipo de escándalos. Nada más el año pasado en el Circuito Mundial, un grupo significativo de corredores dieron positivo en las pruebas de dopaje. Estos problemas confirmados de dopaje son un verdadero obstáculo en las reuniones con posibles patrocinadores.



    En este deporte son muchos los corredores que trabajan muy duro para poder alcanzar los primeros lugares de sus respectivas categorías. Lamentablemente son pocos los que logran alcanzar un contrato de al menos 35.000 £, lo cual es solo una cantidad razonable a nivel continental. Corredores destacados pero estancados económicamente, entran en la frenética búsqueda de nuevos equipos, pero para sorpresa, solo logran la mínima cifra de 4.000 £ más los gastos de traslado durante la temporada.


    Es un anhelo de todos los corredores profesionales que el ciclismo avance hacia una base financiera más sostenible. Los equipos de competencia mundial se mantienen firmes en su búsqueda de una reforma estructural, para esto, la mayoría de los equipos formaron una organización llamada Velon, la cual se encarga de ayudar a mejorar el ciclismo. Esta organización ha experimentado con nuevas tecnologías y diferentes formatos de carrera en un esfuerzo por aumentar los ingresos de los equipos de competencia mundial. Pero estos esfuerzos son por ahora solo una inversión para el futuro.

    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE