• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Aventuras, Hot

    El arte de descansar para desarrollarte como ciclista

    Saber cuándo y cómo descansar es la consideración más importante si desea convertirse en un ciclista más rápido y más fuerte. El descanso es mucho más importante que la forma de entrenar correctamente, más importante que la nutrición o la aerodinámica o la pérdida de peso. Más importante que la bicicleta que montas.

    Has escuchado a muchos ciclistas decir que es bueno de vez en cuando bajar de la bicicleta y tomar un descanso ¿verdad? Sin el debido descanso todo el entrenamiento que hayas podido hacer seria simplemente un desperdicio de esfuerzo porque estarás demasiado cansado para que sea beneficioso.




    Últimamente algunos ciclistas han estado tratando de identificar el porqué del cansancio extenuante. No estamos hablando de aquellos que sienten solo un poco de sueño, o las piernas un poco vacilantes. Estamos hablando de ese cansancio donde el ácido láctico comienza a consumir los músculos, ese cansancio que se siente muchos días después del último paseo en bicicleta.

    Muchos han escrito acerca del sobreentrenamiento, y el descanso que se debe tener luego. Algunos cuestionan la nutrición, la hidratación y el estrés mental. Los ciclistas en esta situación de cansancio intentan todo; extensión de cuerpo, pies en el aire, el consumo de leche, la ingesta de suplementos de hierro, aceites de pescado. Algunos ciclistas hasta piensan en alternativas menos ortodoxas.

    Pero hay una cruel verdad: no hay una cura milagrosa para el cansancio. Para el cansancio solo necesitas identificar la causa y no distraerse con las curas. Esto significa centrarse en los paseos, no en los rituales después de la ruta.

    Detener los paseos largos y exigentes

    Esta es una de las soluciones que más ha dado resultado a la hora de reducir la fatiga. Esto indica que puedes reducir esos paseos de domingo a 100 kilómetros o  1.500 metros de escalada, pero siempre buscando colinas cortas.




    Puedes hacer recorridos de 2-3 horas en zonas que no sean de gran exigencia. Así garantizaras no terminar lisiado durante el resto de la semana.

    No estar bien recuperado al final de la semana acumula fatiga. Eso puede llegar a quemarte muscularmente y terminar acabado como ciclista.

    Medir el volumen y la intensidad

    En estos casos puedes usar la medición que te da el TSS  (Total Stress Score), que combina el volumen y la intensidad para darle a tu recorrido una puntuación global.

    La puntuación real no importa, es solo un número que puedes utilizar para calibrar tus esfuerzos semanales.

    Pero a la hora de hablar del descanso no hay número correcto o incorrecto. Pronto aprenderás que es lo que funciona para ti. Así llegaras a planear un TSS ajustado a tu límite muscular de estrés.

     

    Una semana de descanso cada cuatro semanas

    Este es un consejo de formación de la vieja escuela. Una semana de descanso te mantiene físicamente fresco y mentalmente agudo. Muchos ciclistas al llegar la semana número cuatro lo menos que quieren hacer es tomar una semana para descansar, pero al hacerlo, permites que tus músculos se recuperen y reparen mientras mentalmente puedes estar esperando tu próximo recorrido. Otro de los  beneficios de este régimen de entrenamiento es que te permite conseguir un fin de semana ideal para descubrir que hay vida más allá de dos ruedas.

    Dormir

    Priorizar el sueño es una de las premisas para un buen ciclista ya que es durante el sueño donde tu cuerpo se recupera más. Debes olvidar eso de levantar las piernas y los ejercicios de extensión. Es solo un buen sueño lo que recuperara tus músculos por completo. Toma una siesta antes o después de cada recorrido. Si tienes un recorrido para este domingo debes ir a la cama temprano. Evita la cafeína después del medio día e intenta comer temprano.




     

    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE

    1 Comment