• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Aventuras, Hot

    Guia simple para saltar como experto en montaña

    Realizar saltos en bicicleta de montaña puede ser una actividad potencialmente peligrosa, así que debes asegurarte de estar utilizando el equipo de seguridad adecuado y tener dominio de las habilidades básicas que son necesarias para ejercer estas técnicas. La recomendación es que practiques junto a un amigo, de manera que puedas tener ayuda inmediata en caso de que te lastimes.

    Relacionado

    Saltar con bicicleta es una técnica divertida y también bastante útil, pero dominarla es un paso que solo debes dar cuando ya has aprendido a tener control y bajar con confianza sobre todo tipo de terreno.

    Es muy común que los ciclistas de montaña, cierto tiempo después de que toman confianza en el terreno, deseen mejorar sus habilidades en cuando a los saltos y hacer de las caídas algo mucho más seguro, aunque en realidad no hay nada 100% seguro en cuando a saltos, pues siempre está latente un pequeño riesgo de caída. Es justamente por esa razón que te conviene seguir los consejos e indicaciones que te ofrecemos, para que aprendas a dar saltos con tu bicicleta de montaña, de una forma mucho más segura, minimizando los riesgos.

    Los cortados o “drops” son uno de los principales obstáculos que a muchos se nos dificulta bastante dominar. Se trata de un movimiento básico y muy necesario para cualquier ciclista de montaña, que permite que no se deba desmontar de la bicicleta para sortear algún obstáculo, sencillamente se le puede saltar y se ahorra mucho tiempo.

    Cuando te acercas a un desnivel, debes tener en cuenta que existen cuatro partes en las que se divide un salto de cualquier clase y te conviene mucho entender y estudiar la técnica apara poder dominarla:

    Aproximación. Cuando te acercas al momento del salto, debes mantenerte en una posición relajada, centrado sobre la bicicleta. Intenta no tirar tu cuerpo hacia atrás porque causas desbalance. A medida que te vayas acercando al borde del desnivel, mantén la cabeza erguida y mira hacia el lugar en donde deseas aterrizar.

    Despegue. Empuja la bicicleta hacia adelante haciendo uso de tus brazos e intenta mantenerla recta todo lo que te sea posible. Puedes imaginar que vas recorriendo un puente invisible. En todo momento debes mantener la posición, la cabeza erguida y nunca apartar la vista del punto de aterrizaje, evitando cerrar los ojos.

    Vuelo. Es justamente el momento en el que estas en el aire, así que debes dejar caer el peso de tu cuerpo y extender las piernas para prepararte para aterrizar sobre los pedales, siempre con la mirada erguida y la vista en el punto de aterrizaje.

    Aterrizaje. Deberás amortiguar el aterrizaje con tus piernas y brazos, pero manteniendo la fuerza suficiente para lograr absorber el impacto y colaborar con las suspensiones de la bicicleta. Recobra tu posición normal a penas puedas una vez que has aterrizado.

    Debes tener en cuenta que para afrontar los saltos adecuadamente debes contar con la velocidad suficiente para poder superar el obstáculo. La misma experiencia y la práctica, va a ayudarte a calcular de forma correcta cual es la velocidad más adecuada en cada ocasión.

    Puede que al principio, afrontar los saltos te dé un poco de miedo, pero debes aprender a controlarlo, ya que así se puede relajar las extremidades que es lo adecuado, ya que saltar rígidos y en tensión puede causarte lesiones o simplemente tirarte de la bicicleta.

    Si nunca has realizado saltos, procura comenzar con obstáculos pequeños para ir tomando confianza y dominando la técnica. No te conviene asumir demasiado riesgo si no estás seguro de cómo debes comportarte en las etapas del salto, así que lo mejor es evitar grandes saltos hasta que no se domine totalmente la técnica y no se tenga la confianza necesaria para hacerlo una, otra y otra vez.

    Siempre debes utilizar un casco que te proteja de eventuales caídas. Así como utilizar todo el equipo de seguridad necesario, de forma que puedas mantenerte seguro mientras aprendes a dominar los saltos con tu bicicleta de montaña.

    Consejos y sugerencias para mejorar tus habilidades en los saltos con tu bicicleta de montaña

    Durante un salto, las dos ruedas de la bicicleta deberán tocar suelo a la vez, y si esto no es posible, lo mejor es que sea la de atrás la que toque primero el suelo. Cuando estés realizando un salto pequeño, si se te va la rueda delantera hacia el suelo, no pasará nada, pero cuando se realiza un salto más alto, si la rueda delantera toca primero el suelo, la caída que se producirá va a ser realmente monumental.

    Los saltos con bicicleta de montaña son necesarios. Son de esas habilidades que lo mejor es aprenderlas correctamente y practicarlas mucho hasta perderles el miedo y lograr dominarlas por completo. Los saltos se aprenden mejor a corta edad que siendo adulto, principalmente porque ya con una edad avanzada, la mente impone frenos y se convierte en un obstáculo más, gracias a que el instinto de protección está bien desarrollado y nos va a costar salir de la zona de confort, cosa que es menos habitual en niños y jóvenes.

    Lo que suele ocurrir es que, cuando intuyas el peligro te quedarás inmóvil y ahí es donde puede ocurrir una caída. Acá tienes algunos consejos para que aprendas a dominar los saltos sin problema, así comenzarás a soltarte de forma progresiva y tomar confianza.

    Mantén el control de la rueda delantera, aunque no sea necesario puedes tirar del manubrio con energía hacia arriba para dirigir el movimiento y asegurar que caigas sobre la rueda trasera. Con esto aseguras no derrapar y caer.

    Siempre debes caer en pie y sobre los pedales, es la única manera de que tu cuerpo absorba el golpe correctamente y no te lastimes.

    Para empezar debes contar con las protecciones necesarias, como mínimo coderas y rodilleras.

    Baja el asiento un poco más de lo habitual, así podrás ganar mayor estabilidad. De esta forma estas acercando el centro de gravedad al suelo y eso te permite una mayor movilidad y más espacio libre para maniobrar con confianza.

    Empieza poco a poco, no tiene sentido que evadas totalmente tus miedos hasta el punto de la imprudencia e intentes hacer un salto grande sin haber dominado los saltos más fáciles.

    El balance es un tema importante, ya que de esto va a depender que aprendas a controlar el aterrizaje. Lo principal es mantener el centro de gravedad bajo control en los segundos que dura el vuelo y aprender a balancear el cuerpo de forma que puedas lograr aterrizar siempre con la rueda trasera, hasta que logres hacerlo con ambas al mismo tiempo, que es lo correcto.

    Puedes practicar saltos en muchas locaciones, como en parques especiales para ciclismo, o en la calle, incluso ir avanzando hasta hacer saltos en escalones pequeños y en distintos ángulos, de esta forma lograrás tener un mayor control y seguridad en el manejo de los obstáculos en la montaña, en diferentes condiciones climáticas y de terreno, ya que puede existir pantano y eso cambia el panorama drásticamente, más que en la técnica, en la seguridad que da la experiencia.

    Cuando el salto se combina con un descenso, el aterrizaje va a ser mucho más rápido y drástico. Se debe tener en todo momento la vista en el sendero y elegir el punto en el que se desea aterrizar de forma rápida ya que se va a mayor velocidad. Además, a medida que vayas trabajando en saltos más grandes, debes ir mejorando tus habilidades para manejar el centro de gravedad, así se logran aterrizajes mucho más limpios y todo esto va generando la confianza necesaria para enfrentarse poco a poco a obstáculos de mayor envergadura y te sentirás mucho más cómodo ejecutando los saltos correctamente, sentirás menos miedo y eso te permitirá una mayor diversión.

    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE

    1 Comment