• Aventuras, Hot

    Reacciones de un pistero cuando decide migrar a la montaña

    Si tienes el valor de lanzarte al ciclismo de montaña debes saber que podrás mejorar tus habilidades al volante, lo que ayudará a aumentar tu confianza en el camino, pero también debes saber a lo que te estas enfrentando. Compartimos algunas consideraciones a tener en cuenta si estás pensando cambiarte del ciclismo en carretera y aventurarte al ciclismo de montaña.

    Pedales diferentes.

    Si tienes años manejando en ruta estás acostumbrado a los pedales sin clavija, pero los pedales para el ciclismo de montaña son diferentes ya que tienen un sistema que inmoviliza el pie en el pedal ¿serás capas de acostumbrarte a manejar con los pies fijos a los pedales?




    Es una decisión importante, al manejar con pedales lisos tendrás la libertad de bajar el pie cada vez que desees pero tú agarre y fuerza disminuyen cuando vas en subida. Si eliges los pedales asegurados tendrás más fuerza pero puede que te sientas inestable. Si te es de ayuda podemos decirte que muchos ciclistas de montaña elijen los pedales lisos y logran defenderse con ellos en la montaña.

    Te verás sorprendido con el cambio.

    Los ciclistas de montaña experimentados no lo notan pero como principiante te encontraras con una realidad a la que no estás acostumbrado, te darás cuenta de que tiene su truco. Tranquilo poco a poco y con esfuerzo iras aprendiendo y desarrollando la habilidad que se requiere, y seguramente te olvidaras para siempre de los zapatos blancos.

    La irregularidad es la regla.

    Lo normal en el ciclismo de montaña son los cambios bruscos en el terreno, puede que vayas tranquilo por una vía descendiente y que de pronto la inclinación cambie abruptamente. Acostúmbrate a encontrar estos cambios, de subidas o bajadas empinadas sin advertencia, tu resistencia es la clave para afrontarlas.

    Cambios bruscos en el terreno es lo normal en el ciclismo de montaña Haga clic para Tweet

    Pausas más largas.

    En la montaña te darás cuenta que el esfuerzo es mayor y por lo tanto los tiempos de descanso son mayores también, es lo normal, especialmente después de subir colinas difíciles y quedar cubierto de lodo.




    Solo queda aceptarlo y reconocerte el beneficio que el entrenamiento le estará trayendo a tu forma y resistencia física y mental.

    Las cosas cotidianas pueden ser un riesgo.

    Piedras, ramitas, y hasta animales pueden ser una fuente de peligro que te llevaran a una aparatosa caída. En el camino es necesario que te mantengas atento a los obstáculos que pueden presentarse y desarrollar la destreza para sortearlos con gracia y evitar caídas, lesiones o daños a la bicicleta. Observa el camino más allá de tu rueda delantera y ten la confianza de correr sobre los obstáculos que tus neumáticos pueden resistir.

    Una presión menor puede ayudar.

    Usualmente, en el ciclismo de ruta los neumáticos llevan una presión de 100psi, sin embargo, al correr en la montaña una presión menor puede darte más agarre y fluidez; pero ten cuidado una presión muy baja puede ocasionar un neumático desinflado, encuentra el equilibrio que ofrezca mejor rendimiento.

    La caída será inevitable.

     

    Puede que pases un tiempo sin que suceda pero eventualmente sucederá, lo más probable es que te distraigas y golpees algo que te haga perder el equilibrio. La buena noticia es que aprenderás con la caída que no es tan grave, lo que te ayudará a perder el miedo y desarrollar seguridad en tus próximas oportunidades con el ciclismo de montaña.

    Las caídas en la montaña son parte de un deporte de riesgo Haga clic para Tweet

    Comenta tu experiencia o si te animarías a cambiar el ciclismo de pista por el de montaña.




    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE