• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Bicicletas, Hot

    5 piezas que jamás debes comprar para mejorar tu bicicleta

    Para nadie es un secreto que los avances de la tecnología contribuyen y mejoran muchos de los aspectos de nuestras vidas.



    Sobre todo cuando se habla de aquellas piezas que están diseñadas para mejorar nuestro rendimiento en los recorridos que hacemos con nuestras bicicletas.

    Lamentablemente no todo lo que brilla es oro y algunas compañías han puesto en el mercado piezas para nuestras bicis que, en realidad, más que un éxito han representado un fracaso gigantesco.

    Toma nota de las 5 piezas que jamás debes comprar para optimizar tu bici por haber representado un fracaso de la tecnología.

    1. Horquilla RockShox Roubaix

    La horquilla de grava Fox AX revolucionó al mundo del ciclismo cuando se anunció su salida al mercado, pero no es una propuesta innovadora.

    La horquilla RockShox Roubaix fue el intento más fuerte para poner suspensión en una bicicleta de carretera, con una horquilla esencialmente modificada para bicicletas de montaña como el modelo MAG21, acoplado en las bicicletas victoria en sus modelos de 1992, 1993 y 1994.

    En principio y mientras se probaba su respuesta en competencias parecía que era un proyecto exitoso. Sin embargo, en las pistas de carreras se comentaba que la horquilla Roubaix era increíblemente flexible.



    Lo corredores aseguraban que la abrazadera atornillada lamentablemente era inadecuada cuando se sometía a la fuerza de un sprint completo, ocasionando que cada una de las patas de la horquilla se moviera de forma independiente, causando todo tipo de problemas.

    Otro de los puntos negativos de la horquilla RockShox Roubaix es el hecho de que con 1.18 kg, esta horquilla pesaba un poco más que las horquillas de acero que todavía eran comunes para esos años.

    La fama de esta horquilla solo duro tres años, la muerte súbita de esta pieza lega a su fin luego de que el equipo Mapei dominó cinco de las siguientes ediciones de la competencia, debido a esto, el patrocinador del equipo, Colnago prohibió que el equipo usara esta horquilla.

    Con la horquilla recibiendo poca o ninguna exposición, los corredores se interesaron en otras opciones y desarrollos tecnológicos, por esta razón la marca RockShox interrumpe bruscamente el desarrollo de la horquilla Roubaix.

    Reponiéndose del fracaso en el que se había convertido la horquilla, la marca RockShox comienza la producción de Ruby, la cual era una nueva horquilla diseñada desde cero para cerreras de ruta.

    La horquilla Ruby soluciono algunas fallas del diseño original, en esta oportunidad agregan un amortiguador MCU o elastómero. Este amortiguador era muy efectivo con pequeños golpes, pero lamentablemente tocaba fondo en depresiones del terreno más grandes.

    Esta nueva horquilla también estaba destinada al fracaso cuando aun después salido del recorrido quedaba un golpeteo igualmente desagradable. Esta horquilla se suspendió después de unos pocos años en el mercado.

    Si la marca RockShox hubiera continuado desarrollando la horquilla, es posible que la bicicleta de carretera en la actualidad luciera diferente, pero por ahora, la Roubaix solo es un curioso recordatorio de un período de furiosa innovación.

    2. Aero frenos

    Los Aero frenos resultaron para las bicis aerodinámicas una de las peores pesadillas mecánicas jamás imaginada, solo comparada con la incómoda posición de los soportes inferiores ajustables.



    Vale la pena destacar que los otros modelos de frenos se pueden instalar en todo tipo de rincones y grietas que puedas encontrar en las bicis aerodinámicas, pero jamás habrá algo más incómodo que instalar los Aero frenos debajo de las vainas.

    De seguro encontraras algún corredor de la vieja escuela que te dirá que puedes ahorrar algo de energía ocultando un freno detrás de la carcasa del pedalier, pero esconder el freno aquí hará el acceso al freno mucho más difícil y en el mejor de los casos imposible.Por supuesto, si seguimos revisando la historia, encontraremos esa descabellada moda de los años 80 de colocar frenos U en cuadro de algunas bicicletas de montaña.

    Nuestra intención no es provocar la ira de algunos de nuestros lectores, pero estamos seguros que lo mejor que pudieron hacer los ingenieros de diseño fue la implementación de los frenos de disco, colocándolos detrás de pequeñas protuberancias logrando así engañar el viento.

    3. Freno Campagnolo Delta

    El freno Delta es conocido por todos los ciclistas de la vieja escuela como el componente más bello de la marca Campagnolo, se llamó así por la placa frontal triangular de apariencia elegante, supuestamente aerodinámica, que brindaba un aspecto frenético a los frenos.

    Este sistema de frenos era un diseño de tracción central muy complejo que accionaba un paralelogramo articulado, este modelo era muy distante al cable de horquilla utilizado en los frenos de extracción centrales normales.

    La marca Campagnolo aseguraba que la ventaja de este sistema de frenos era su mecánica variable, aumentando la potencia durante todo el recorrido de la palanca. Lamentablemente durante el recorrido estos frenos solo ofrecían una potencia de frenado mediocre.

    El mantenimiento de este tipo de frenos era desagradablemente difícil, ya que contaba con 76 componentes individuales que había que desarmar. Lo cual le daba ventaja al sistema de frenos tradicional que solo cuenta con una docena de componentes.



    Lastimosamente el destino del freno Delta se decidió después de que los informes de fallas catastróficas exigieran un retiro inmediato. Campagnolo detuvo la producción de los frenos solo unos pocos años después.

    4. Barras Scott Drop

    Este tipo de manubrios fue diseñado para brindar a los corredores una posición muy baja, que en teoría contribuiría ampliamente con la aerodinámica.

    Sin embargo, estudios posteriores en cuanto a la resistencia comprobaron que exponer todo el ancho y largo de los brazos del corredor al viento negaría cualquier beneficio aerodinámico debido a la baja posición a la cual era sometido. Como consecuencia las extensiones se volvieron más útiles, haciendo que esta pieza quedara solo como referencia histórica para futuros corredores.

    5. Bicicletas Lo-Pro

    Seguramente todos han escuchado hablar de las bicicletas Lo-Pro o bicicletas divertidas como eran conocidas en los Estados Unidos. Estas bicis disfrutaron de un breve período de popularidad entre finales de los años setenta y principios de los ochenta, especialmente entre los británicos.

    La característica principal de estas bicis era contar con una rueda más pequeña específicamente de 650c en la parte delantera, con la implementación de esta rueda de menor tamaño los ciclistas tendrían la oportunidad de minimizar las caídas, La rueda delantera de menor tamaño también permitió a los ciclistas acercarse más a sus compañeros durante una contrarreloj por equipos.

    Las bicis divertidas masificaron su éxito en los Estados Unidos cuando el equipo nacional de ciclismo se llevó la medalla de bronce por la contrarreloj por equipos en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984.

    Sin embargo, para la mayoría de los corredores, este modelo de bicicletas garantizaba pocas ventajas reales, haciendo altamente peligrosa su conducción. Por otro lado la opinión pública comenzó una campaña donde no podían evitar el hecho de los corredores se veian un poco extraños.

    La era de la bicicleta lo-pro llegó a su fin a finales de los 90 cuando la Unión Cycliste Internationale o UCI como se conoce en todo el mundo, formalmente prohibió las bicicletas con ruedas de diferentes tamaños, además de introducir reglas mucho más estrictas con respecto a la geometría y el posicionamiento del ciclista.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE