• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Mecánica

    14 sonidos mas molestos de tu bicicleta y cómo solucionarlos

    Si tu bicicleta hace ruidos molestos cada vez que pedaleas y no sabes el origen, en este artículo te dejamos algunas sugerencias para que conozcas la fuente de esos ruidos revises y como solucionarlos.



    La mayoría de los ciclistas acuden a sus mecánicos de confianza, no solo porque hay algún desperfecto en su bici, sino para silenciar los molestos ruidos que van apareciendo después de algunos recorridos.

    Algunos mecánicos especializados dicen que la forma en que se diseñan y construyen las bicicletas modernas puede hacer que los ruidos sean más difíciles de conseguir. Tal es el caso de las bicicletas de carbono, las cuales tienden a ser más ruidosas que las bicis más antiguas.

    A continuación de dejamos 14 áreas que debes revisar al presentarse algún ruido y cómo solucionarlos.

    1. Platos

    Los platos se mueven contra las pestañas de montaje, esto ocurre bajo esfuerzos pesados al pedalear. Lamentablemente muchas brazos se ensamblan sin grasa, lo que genera ruidos molestos.

    Una forma de solucionar estos ruidos es deshacerte de los pernos del plato y quitar los platos del brazo. Luego limpia las superficies de contacto entre los platos y las lengüetas de la araña, después debes aplicar una capa muy fina de grasa, por ultimo ensambla las roscas y los cabezales de los pernos.

    Vale la pena destacar que muchos brazos modernos tienen arañas de plato separadas que están atornilladas o presionadas, lo cual puede ser otra fuente de ruidos molestos.

    2. Pedales

    Los pedales no se quitan con frecuencia, razón por la cual se convierten en la segunda área a inspeccionar, sobre todo si eres de los que les gusta lavar su bicicleta con regularidad. El efecto de estas lavadas es la desaparición de la grasa con la que se ensamblaron los pedales.

    Para solucionarlo solo debes quitar los pedales, limpia las roscas tanto de los pedales como de las bielas, luego engrasa y vuelve a armar.

    3. Cabezal de la tija de sillín

    ¿Has experimentado un molesto ruido al sentarte en tu bici? Lo más seguro es que ese ruido provenga del mismo sillín.

    Para solucionarlo solo debes retirar la silla de la tija del sillín. Limpia las superficies y luego aplica una fina capa de grasa a los rieles y a la cabeza de la tija de sillín. En el caso de que la tija del sillín tenga carriles de carbono, asegúrate que la grasa que estas usando no sea abrasiva.

    4. Eje de tija

    Si estás usando una tija de sillín larga, es posible que la extensión se mueva contra el interior del tubo del sillín con carga generando un molesto ruido. Para solucionarlo solo debes retirar la tija del sillín, luego limpia todo lo que haya sucio incluido el interior del tubo del sillín. Lo ideal es que engrases el interior del tubo del sillín tan abajo como lo permita la tija del sillín.

    5. Tapones o cubiertas

    Este es uno de los últimos lugares en los que un ciclista pensaría en buscar ruidos molestos. Pero en realidad debería ser uno de los primeros lugares a tener en cuenta a la hora del mantenimiento.



    La carcasa del desviador es una de las fuentes de ruidos por excelencia ya que los alambres longitudinales ocultos dentro de la envoltura pueden moverse tan fácilmente contra las tapas o cubiertas de la carcasa metálica.

    Para solucionarlo debes asegurarte que los extremos de la carcasa estén cortados a escuadra, luego arruga las tapas en la carcasa para que las dos piezas no puedan moverse una contra la otra. Para finalizar aplica un poco de grasa entre el tope del bastidor y en la tapa o cubierta de la carcasa.

    Las tapas o cubiertas de plástico son menos propensas a generar ruidos molestos. No son tan duraderas, pero no hacen ruido.

    6. Radios

    Los radios producen ruidos molestos cuando cruzan entre sí, especialmente en las ruedas que no están debidamente tensas. Para solucionarlo solo debes retensar las ruedas adecuadamente, pero una pequeña gota de lubricante puede ayudar también.

    7. Cabezales

    Los cabezales tienen innumerables interfaces de metal sobre metal, y esta es la razón por la que pueden generar ruidos molestos. Para solucionarlo, solo debes deslizar la horquilla fuera del tubo de dirección, luego límpiala y engrasa todas las superficies de contacto.

    8. Abrazadera del manillar

    Si el ruido que oyes viene acompañado de un tic que sube a través de tus manos, el problema puede estar en el manubrio, donde está sujeto dentro del vástago.

    Para solucionarlo quita la placa frontal del vástago. Luego limpia todas las superficies, luego aplica pasta de fricción a todos los puntos de contacto. No olvides limpiar todas las roscas de los pernos, luego aplique grasa, por último vuelve a armar.

    9. Horquilla

    Si tu bici de montaña tiene una horquilla de suspensión, el molesto ruido podría ser el tubo de dirección o los puntales. En teoría esas interfaces son permanentes y el ruido puede ser indicativo de una falla inminente. Para solucionarlo puedes intentar aplicar algún retenedor en las interfaces, pero hazlo bajo tu propio riesgo.



    10. Ejes

    En efecto los ejes también hacen ruidos, especialmente los más nuevos. Para solucionarlo solo debes separar ambos ejes, luego engrasa todas y cada una de las interfaces, por ultimo vuelve a armarlas.

    11. Gancho del desviador delantero

    Casi todos los bastidores actuales tienen un colgador de cambio trasero reemplazable que es propenso generar ruidos molestos.
    Para solucionarlo solo debes retirar la percha, luego limpia las superficies y aplica una fina capa de grasa. Ahora estás listo para armar nuevamente, asegúrate de usar un compuesto de retención de hilo de resistencia media en los pernos.

    12. Desviador trasero deshilachado

    Si tu bicicleta de montaña tiene un desviador trasero equipado con embrague y escuchas un ruido cada vez que la suspensión trasera se comprime un poco, el culpable del ruido podría ser el mecanismo del embrague, particularmente en los modelos SRAM anteriores.
    Para solucionarlo busca una pistola de engrase con punta afilada e inyecta lubricante de una o dos bombas en el orificio de la caja de poleas.

    13. Ejes de la suspensión

    Las bicicletas de montaña de doble suspensión tienen montones de piezas móviles, y estas a su vez cuentan con ejes, espaciadores de aluminio, un eje de pivote, y uno o dos pernos que sostienen todo junto. Estos podrían ser los causantes de ruidos molestos después de un recorrido. Para solucionarlo todo lo que tienes que hacer es quitar cada uno de los ejes pivotantes, darles una merecida lavada y luego engrásalos.

    14. Marco

    Finalmente, está el marco de tu bici. Estos casos se dan en un marco de metal soldado, donde una unión soldada esté fracturada y este generando un ruido molesto. Para solucionarlo debes tomar una decisión bajo tu propio riesgo. La solución consiste en verter aceite de linaza caliente a través del tubo del sillín para tratar de callar el ruido molesto.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE