• Hot, Mecánica

    5 reparaciones esenciales que debes hacer en un taller de bicicletas

    Si quieres mantener tu bicicleta a tono, funcionando correctamente y sin contratiempos, lo mejor que puedes hacer es dejar en manos de profesionales las mejoras a realizar.



    Si bien hay reparaciones básicas que puede hacer cualquier mecánico en casa, a menos que tú seas un mecánico muy experimentado, siempre es mejor dejar las reparaciones mayores a los mecánicos de tu tienda local. Durante la temporada de invierno es posible que te veas forzado a alejarte de la bicicleta por un tiempo, este es el momento ideal para realizar las reparaciones más grandes que requiera tu bicicleta porque además es una temporada un tanto lenta para la mayoría de las tiendas así que podrás obtener de allí ciertos beneficios y así cuando esté de vuelta la primavera, tu bicicleta estará lista para volver a la rutina.

    Si no confías en tus habilidades de reparación, puedes optar por tomar un curso de mantenimiento rápido y fácil de bicicletas para que puedas ahorrar un poco de dinero cuando de mejoras se trate o simplemente, para entender mejor tu bici.

    La mayoría de las tiendas suelen cobrar su trabajo en función de una tarifa por horas, algunas cobran tarifas planas por servicios comunes. Las reparaciones que te mostramos a continuación tienen costos estimados que pueden variar en función de varios factores, es posible que la tienda más cercana a tu domicilio sea más económica o te lleves la sorpresa de que los precios son mayores de lo pensado. Ten en cuenta que los costos pueden variar también en función del trabajo que se vaya a realizar y que si se requiere el intercambio de algunas piezas o resolver situaciones inesperadas, deberás desembolsar un poco más de dinero.
    Consejos rápidos:

    • Si tienes intención de pedir rebaja, es mejor que desistas de la idea ya que el precio del servicio no suele ser negociable. Sin embargo, puedes apelar a tus habilidades de negociador y pedir descuento por las piezas que compres para reemplazar las que el mecánico te indique.
    • Realiza una cita. En vez de ir de sorpresa con tu bicicleta, establece una fecha de servicio. La mayoría de las tiendas funcionan de esta manera, agendando citas aunque sorprendentemente en muchas no tendrás que esperar más de un día para ser atendido.
    • Trae tu bicicleta sucia. No necesitas llevar una bici inmaculada, pero si al menos en condiciones de higiene mínimas, que le permita trabajar al mecánico sin tener que limpiarla antes. Además es posible, que este servicio de limpieza te incremente los costos.
    • Agradece todo el amor y dedicación que le ponen a tu bici para dejarla en perfecto estado, un pequeño gesto de agradecimiento, te garantizará que en una próxima oportunidad tu bicicleta reciba una atención especial.

    A continuación te mostramos las 5 reparaciones esenciales que debes hacer en el taller de bicicletas para que todo marche adecuadamente.



    1. Limpieza profunda de la cadena

    Si limpias y lubricas con regularidad la cadena de tu bicicleta le ayudas a mantener funcionando correctamente, pero una vez que debes estacionarla por cierto tiempo necesitas realizarle una limpieza profunda para conseguir quitarle todo el mugre acumulado.

    Tu mecánico inspeccionará la cadena para detectar los signos de desgaste en las piezas que pudieran requerir piezas de repuesto, como por ejemplo nuevos platos.
    En el taller de bicicletas, el mecánico quitará todas las piezas del tren motriz: cadena, cassette, pedal y desviadores, para luego limpiarlas en una lavadora de piezas especializada o con un limpiador ultrasónico antes de volver a instalarlas y ajustar el cambio.

    2. Revisión de la suspensión

    Esta es la reparación profesional por excelencia. El mantenimiento de la suspensión es un trabajo minucioso que requiere de herramientas especiales que pocos mecánicos caseros tienen, pero una horquilla y el amortiguador trasero en buenas condiciones, son vitales para disfrutar de la bicicleta de montaña.

    Somos muchos los ciclistas que descuidan la suspensión hasta que algo les comienza a fallar, esto ocurre generalmente cuando se requiere de un reemplazo total de alguna pieza. Las reconstrucciones de la suspensión nunca han sido baratas pero con un poco de mantenimiento preventivo se puede extender su vida útil. Seguramente te haces la pregunta ¡es realmente necesario hacer esto cada año? La respuesta es tal vez sí, pero no necesariamente.



    Fox recomienda hacerlo cada 125 horas de conducción mientras que RockShox por su parte recomienda hacerlo cada 100 horas. En esto va a influir las condiciones de conducción ya que es posible que puedas conducir más tiempo sin requerir estos cambios.

    Ahora bien, ¿cuáles son los cambios necesarios? Pues lo más seguro es que tu mecánico desmonte la horquilla de la suspensión y el amortiguador trasero, el aceite limpio asegurará poder mantener las cosas funcionando sin problemas. De igual forma, se comprobará si hay desgaste en los bujes y los sellos y recomendará reemplazarlos de ser necesario.

    3. Revisión del pedalier

    Muchos de los sonidos molestos que emanan de la bicicleta suelen provenir del pedalier. Esto es cada vez más común sobre todo con la proliferación de sistemas integrados, que a menudo requieren insertos de cojinetes a presión y que con el tiempo terminan desajustándose. Por la forma en que están diseñados estos sistemas hace que la vida útil de los cojinetes sea más corta. Para asegurarte de que el sistema esté limpio e instalado correctamente, que los rodamientos giren de forma suave, debes realizar una revisión anual.

    Para verificar esto, en el taller desmontarán el pedalier, lo limpiarán y engrasarán los cojinetes. De igual forma revisarán que no haya desgastes, en ese caso deberán realizar las sustituciones correspondientes.
    Hacer esto es muy importante, para el buen funcionamiento de tu bicicleta, pero también para tu tranquilidad porque manejar la bicicleta en silencio sin que emita ningún ruido extraño no tiene precio.

    4. Verificar las ruedas

    Las ruedas son más descuidadas que la misma suspensión y por ser una pieza compleja que luego de una larga temporada de uso puede sufrir cambios de tensión. La rueda puede tornarse inestable haciéndote más propenso a accidentes. Un conjunto de ruedas bien mantenidas puede durar de cinco a diez años, esto es un lapso de tiempo bastante generoso, así que la inversión que hagas para mantenerlas a tono bien vale la pena.

    5. Purgado de Frenos de disco

    Los sistemas hidráulicos originalmente están sellados pero, con el paso del tiempo, puede penetrar algunas impurezas (normalmente en los sellos del pistón). Esto puede ocasionar problemas en el frenado, sobre todo en largos descensos donde son sumamente indispensables. Con un purgado de los frenos puedes reemplazar todo el fluido del sistema y expulsar las burbujas de aire e impurezas que pueda tener para así garantizar que los frenos funcionen bien.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE