• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

Hot, Mecánica

8 cosas que haces que destruyen tu equipo de ciclismo

Poder adquirir todo el equipo necesario para el ciclismo es muy costoso, por ende debes hacer todo lo que esté a tu alcance para preservarlo. Lamentablemente hay una serie de cosas que al hacerlas acortan la vida útil de tu equipo por ejemplo, sustituir piezas que de haber sido tratadas de manera adecuada hubiesen durado más tiempo.



Presta mucha atención ya que a continuación te diremos las ocho cosas que haces para destruir tu equipo de ciclismo.

Número 1: No prestarle atención a los ruidos

La mayoría de las bicicletas emiten sonidos y crujidos ocasionales, pero cuando estos sonidos dejan de ser ocasionales para ser persistentes entonces de seguro estamos hablando de problemas mayores.

Lo primero que debes hacer es tratar de diagnosticar el sonido y de donde proviene, debes tener en cuenta las siguientes preguntas:

¿Sucede todo el tiempo o solo al pedalear?
¿Cuando estás de pie, sentado o ambos?
¿Viene desde la parte delantera o trasera de la bicicleta?

Al obtener la respuesta a una o a todas estas preguntas podrás solucionar la razón del sonido que emite tu bici alargando su tiempo útil. No importa si las reparaciones de tu bicicleta las haces tú mismo o un mecánico, identificar de donde provienen esos molestos sonidos te será de gran ayuda para solucionarlos de forma rápida y eficiente.

Número 2: Guardar tu bici mojada

No hay nada más aventurero que conducir tu bici bajo la lluvia. Lo que no se recomienda es guardar tu bici después de un recorrido bajo lluvia. Al hacerlo estarás contribuyendo a que la corrosión afecte todos los metales especialmente la cadena y el cassette.

Para ningún ciclista es un secreto que la humedad más los ácidos son la mezcla perfecta para acortar el tiempo útil de tu bici. Debes tener extremo cuidado sobre todo en invierno donde la sal del camino, y el cloruro de magnesio aumentan la reacción corrosiva en los metales.

Lo primero que debes hace es colocar tu bici en lugar seco. Si tu bicicleta no tiene orificios de drenaje saca el asiento y voltéala boca abajo para que el agua acumulada pueda salir. Luego debes lavar tu bicicleta con un detergente suave lo más pronto posible y sécala muy bien. Luego aplica lubricante a la cadena los muelles de cambio y los muelles del pedal. Así estarás alargando el tiempo útil de tu bici después de que se haya mojado con la lluvia.

Número 3: Dejar la cadena sucia

bike cleaningSluitingsprijs Putte-Kapellen 2014

Primero, usa un indicador de desgaste de la cadena para verificar el estado de la cadena. Si la cadena está tostada, reemplácela. Si la cadena aún puede seguir funcionando, lávala muy bien con un detergente quita grasa, enjuágala con abundante agua y séquela pasando la cadena por un trapo o una toalla vieja hasta que ya no deje marcas negras. Se recomienda dejar secar completamente, incluso durante la noche, antes de volver a lubricar la cadena.

Después de que este bien seca, aplica un lubricante apropiado para el lugar donde vive. Hacer esto puede tardar un poco más pero lo mejor es aplicar una gota de lubricante en cada enlace de rodillo. Cuando termines, vuelve a pedalear la cadena durante 30 segundos y déjala reposar durante unos minutos para que el lubricante entre en los rodillos, luego seque con una toalla hasta que funcione limpia.



Número 4: usar las herramientas equivocadas

No hay nada que dale más una pieza de bicicleta que usar herramientas que no sean las adecuadas. Esto puede traer como consecuencia:

Cabezas de pernos redondeadas
Abrazaderas de sillín demasiado apretadas
Tornillos de límite de desviador de bomba

Y esto solo por nombrar solo tres de los más recurrentes, para evitar este tipo de daños lo mejor es trabajar con las herramientas adecuadas tales como:

Un juego de llaves hexagonales métrico de 2-10 mm
Una llave en Y de 3 vías con cabeza Torx T10, T20 y T25
Palancas de neumáticos
Una cadena de repuesto
Una bomba de piso
Un buen lubricante de cadena

Número 5: Dejar tu uniforme de ciclismo sucio por más de una semana

Si al llegar de un recorrido te quitas tu uniforme de ciclismo y lo tiras en la cesta de ropa sucia para lavarlo una semana después, te aseguramos que estas cometiendo el peor error de tu vida. Cuando dejas tu uniforme sucio en una cesta por más de 7 días, estás haciendo daño a algunos hilos costosos. Las bacterias prosperan en ambientes cálidos y húmedos; cuanto más tiempo sucio este tu uniforme más difícil es eliminar las manchas y los olores de las fibras. Recuerda que el lavado no daña la ropa tanto como no lavarla, las telas de estos uniformes están diseñadas para que puedan manejar el lavado estándar.

Una vez que llegues de hacer un recorrido en tu bici, cuelga tu uniforme para que se seque primero. Cuando esté completamente seco mételo en la lavadora con un ciclo de lavado normal, la mayoría de las prendas de ciclismo están hechas para soportar este tipo de ciclos. Un enjuague adicional ayuda a limpiar completamente los detergentes. No use suavizante de telas o sábanas para la secadora ya que estos están diseñados para dejar la fragancia en la ropa para ayudarlos a oler mejor, pero esos residuos pueden interferir con la absorción de la humedad y la transferencia de calor en las prendas.



Número 6: No lees las instrucciones

Leer las instrucciones de mantenimiento te dirá lo que se debe y no se debe hacer. Si por alguna razón pierdes las instrucciones consulta el sitio web del fabricante, o simplemente busque en Google el nombre de la pieza y como hacerle mantenimiento. Los componentes como vástagos, barras y abrazaderas del sillín tienen rangos de torque recomendados que a menudo se imprimen en las partes. Algunas empresas, como SRAM, son excelentes para publicar videos paso a paso sobre productos específicos.

Número 7: No revisas tus frenos

A menudo no revisamos nuestros frenos, solo les prestamos atención hasta que hay un problema específico. Los frenos de llanta pueden tener almohadillas acristaladas que no frenan eficazmente, acortando la vida útil de la rueda. Las pastillas del freno de la llanta y el disco deben cambiarse cuando se usan, y los sistemas hidráulicos deben purgarse con frecuencia.

Para los frenos de llanta:

Limpie las llantas con un trapo frotado con alcohol para eliminar el caucho y la suciedad.
Lave las pistas de frenado en las llantas de metal con lana de acero
Use una lima para quitar las pastillas de freno de goma y quite el esmalte

Para los frenos de disco:

Revise el desgaste de las almohadillas quitando las almohadillas de la pinza
Limpie los rotores con alcohol isopropílico
Verifique que los pernos estén apretados. Purgue los sistemas hidráulicos con frecuencia porque los cambios de calor y frío del frenado degradan el fluido.

Numero 8: descuidar y Maltratar tu casco

Ya sabes que no debes dejar tu casco en lugares soleados ya que la luz ultravioleta degrada los aceites usados ​​en la cubierta de policarbonato y la espuma EPS. El calor en sí mismo puede ser peligroso para los cascos. El maletero de un automóvil puede calentarse lo suficiente como para deformar el forro de espuma y el caparazón. Por otro lado el frío extremo también puede reducir el rendimiento de tu casco.

Cuando tu casco este muy sucio debes tener cuidado de lavarlo a mano con agua tibia y jabón y asegúrate de no usar disolventes ni otros productos químicos que puedan dañar la carcasa de plástico y espuma. Si no tienes un lavadero, un baño o una ducha funcionaran de maravilla.



comentarios

Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE