• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Mecánica

    Reparaciones de emergencia durante la ruta

    Si hablamos de situaciones incomodas vividas por los ciclistas puedes encontrarte con alguna similar a esta: un ciclista reconocido mundialmente se encontraba en las profundidades de Alaska dando un paseo solitario en invierno, disfrutando de la ruta de carreras de perros de trineo de Iditarod cuando su pedal se rompió.



    La ayuda más cercana se encontraba a 150 millas de distancia. A pesar que tenía pedales de repuesto, este ciclista enfrentaba un nuevo problema: El pedal roto estaba congelado. Con el frío extremo, el brazo del pedal estaba fusionado al resto del cuerpo.

    Teniendo que decidir entre emprender un arduo viaje a pie a través de la nieve profunda cerca del Círculo Polar Ártico para buscar ayuda o intentar buscar una solución en el sitio, este ciclista optó por una solución alternativa: cocinó su pedal libre para poder cambiarlo. Con la ayuda de su estufa la cual puso debajo del pedal para derretir el hielo, debió ser extremadamente cuidadoso para no prender fuego a su bicicleta, ya que su marco personalizado de Moots tenía un depósito en el tubo inferior para el combustible para la estufa de gas.

    Con suerte esperamos que lo que le sucedió a este reconocido ciclista nunca te pase a ti. Pero debes estar preparado para este tipo de eventualidades ya que las cosas se rompen todo el tiempo, y a veces no son tan simples como un neumático desinflado o una cadena fallida.
    Quédate con nosotros y toma nota de algunos consejos prácticos a la hora de que tu bicicleta se averíe durante un recorrido:

    Procura llevar contigo un kit de multiherramientas

    No te conviertas en uno de esos ciclistas que tiene que pedir prestado un tubo o una bomba, un ciclista prevenido vale por dos. En la actualidad existen diversas opciones de multiherramientas como la confiable multitool Crank Brothers M-19, la cual posee casi todos los accesorios para pernos y una herramienta de cadena. Estas multiherramientas, te convertirán en un ciclista autosuficiente a la hora de reparar las averías más comunes.

    No olvides agregar a tu lista extras versátiles, ligeros y pequeños que no por su tamaño dejan de ser indispensables:

    • Enlaces de cadena de conexión rápida
    • Un extensor de válvula
    • Algunos pernos de repuesto

    Otro de los repuestos que puedes llevar contigo durante un recorrido son los pernos que, en la mayoría de las bicicletas, comparten el mismo tamaño de perno y paso. Acá te dejamos una lista de algunas piezas de tu bici que comparten este tipo de pernos con medidas M5 x 0,8 métrico:

    • Pernos de cala
    • Pernos de rotor de disco
    • Ojales de estante
    • Guardabarros
    • Abrazadera de desviador
    • Pernos tallos

    Otra medida común es la M6 x 1.0. No esta demás que empaques un par de estos pernos adicionales en ambos tamaños, de esta forma iras seguro y cubierto ante cualquier cantidad de problemas.
    La cinta adhesiva no puede faltar, así que enrolla un poco alrededor de la manija de una mini bomba para los neumáticos o simplemente para asegurar las cosas.



    Si eres de los que le gusta hacer recorridos por lugares remotos, no dudes en agregar otros artículos compactos tales como:

    • Una pequeña herramienta de estilo Leatherman
    • Tapones de neumático sin cámara
    • Un colgador de cambio de repuesto
    • 20 pies de paracord de nylon liviano
    • Una abrazadera de manguera

    De seguro te estarás preguntando sobre la abrazadera de manguera: esta se usa como una forma de mantener el poste a la altura máxima si las partes internas fallan.

    La improvisación y la creatividad serán tus mejores aliados

    Cuando no tienes la pieza o el repuesto para solucionar tu problema a la mano, la improvisación y la creatividad serán tus mejores aliados. Si falla un perno crucial y no tienes un repuesto, intenta reemplazarlo con otro perno de la bicicleta que se encuentre en una parte que sea menos esencial y que te permita llegar a casa. Si la percha del desviador está doblada pero no rota, puedes usar el cuerpo del desviador para tratar de enderezar la percha. Cuando haces este tipo de cosas, solo estarás procurando salir del lugar donde te accidentaste para llegar a tu casa sano y salvo.

    Los desviadores traseros destrozados en los recorridos por senderos son menos comunes pero aún ocurren. En estos casos puedes desatornillar el desviador y con una herramienta de cadena y un enlace rápido, improvisar una velocidad simple. Debes prestar mucha atención a la línea de la cadena para evitar que la cadena salte los engranajes de las rampas de desplazamiento del cassette, y pedalee suavemente.

    Lo más recomendable es que te olvides del miedo de experimentar. Puedes parecer un cavernícola al golpear una rueda de taco contra el suelo para intentar enderezarla, pero si no la enderezas, probablemente no vas a romperla más.

    No dudes en pedir ayuda

    No dudes en pedir a otros ciclistas las herramientas que te hagan faltan para ajustar algunos elementos cruciales. Pero también debes pedir ayuda experta también; recuerda que no eres el conocedor de los secretos del universo y que alguien puede tener una idea que no pensaste. Si estas de recorrido por Estados Unidos puedes usar USA Cycling, la cual ofrece programas de asistencia en carretera específicamente para ciclistas con membresía.



    Otra de las opciones que tienes es recurrir a los lugareños. Todos los ciclistas profesionales brindan el mismo consejo profesional: si viajas internacionalmente, debes llevar la moneda local ya que eso ayuda enormemente a estas situaciones.

    Enfócate en llegar a un sitio seguro

    Cuando lamentablemente tienes un accidente grave, automáticamente cambian las prioridades, ya no es un viaje de diversión, ahora tu prioridad es volver a casa. No importa si el desperfecto puedes arreglarlo temporal o definitivamente, debes abandonar tus planes de viaje y simplemente regresar a la casa, tu carro o la tienda de bicicletas más cercana. A veces, todo se reduce a regresar sano y salvo a casa.

    En algunos casos tu bici queda tan mal que solo te queda montártela al hombro y tratar de llegar a un sitio seguro lo más rápido posible. Pero otras veces puedes rodar suavemente sobre las ruedas dobladas, ya que son propensas a sufrir más daños. Incluso las transmisiones dañadas son a veces salvables, ya que puedes atar con una cremallera la cadena y en terrenos llanos, pedalear a medias revoluciones. Si el problema no son los neumáticos pero si la transmisión puedes empujar tu bici como un scooter, solo debes pararte sobre un pedal y empujar con el otro pie. Si estás haciendo el recorrido acompañado, el grupo puede empujarte hasta llegar a un lugar seguro.

    Pero por sobre todas las cosas, cuando te suceda alguna eventualidad en el medio de la nada, mantén tu sentido del humor. Si se averió algo de tu bici pero el recorrido está prácticamente hecho y estás afortunadamente ileso, entonces ponle algo de humor a la situación y en poco tiempo, tendrás una gran historia que contar.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE