• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Mecánica

    Top 5 fracasos tecnológicos en bicicletas de montaña

    De no ser por las innumerables innovaciones en el campo del ciclismo, aún estarían muchos ciclistas utilizando los frenos de tambor. Con estas innovaciones ha habido mucho éxito, sin embargo, un montón de errores no se han hecho esperar.



    1. EGS mecánica SyncroShift

    EGS se acercó a producir un grupo completo y aunque muchos no lo crean, no fue Shimano quien inventó SyncroShift.

    Este pequeño grupo francés produjo el X-pro, una unidad completamente mecánica que cambió un grupo de 3×7, incluso mucho antes de que aparecieran 1x drivetrains y Di2.

    EGS fue bastante lejos con la producción de su propio Syncroshift, dando un paso bien audaz, llegando a producir su propio desviador trasero y palancas de freno para complementar el X-Pro – lo cual fue un movimiento realmente valiente en un mercado que era dominado por dos competidores clave.

    Shimano obtuvo las patentes de EGS por un precio absurdamente bajo, después de que esta pequeña marca tuviera problemas financieros en el año 1999 a pesar de haber tenido pedidos de 200.000 unidades.

    A pesar de todo, hasta el año 2016 EGS mantuvo su sitio web promocionando su gama del ´99 traspasando las barreras de su tumba digital.

    2. Shimano Airlines

    Las líneas aéreas de Shimano fueron introducidas a finales de los años noventa, éstas eran de corta duración.

    De acuerdo a lo establecido en el manual de usuario, Shimano optó por desarrollar el sistema porque las líneas aéreas comprimidas que se empleaban en el sistema, permitían flexionar con mayor facilidad en las bicicletas de suspensión de largo recorrido de la época.

    De acuerdo con la información de la prensa en ese momento, el sistema llegó a costar $ 1.600, que es aproximadamente $ 2.300 en los precios de hoy y dado a su alto precio, no es de extrañar que en la actualidad muchos terminen sepultados en los sótanos de las tiendas de bicicletas.

    3. Whyte PRST-1

    El PRST-1 fue verdaderamente innovadora que ayudó a consolidar a Whyte como la marca sólida que es hoy en día.

    Las horquillas se han utilizado con gran éxito en el mundo del ciclismo y a diferencia de la horquilla telescópica convencional, para ello se utilizan acoplamientos que permitan asegurar que el ángulo de la cabeza permanezca constante en toda la gama de desplazamiento, mejorando notablemente la estabilidad y el control en terrenos accidentados.



    El PRST-1 utilizó una horquilla de horquilla, suspendida por un choque de aire en lugar de una horquilla telescópica regular, sin embargo, la Whyte PRST-1 hizo lo contrario, esto según información suministrada por Ian Alexander en una entrevista quien indicó que se priorizó la sensibilidad sobre la capacidad de grandes golpes en el diseño de la horquilla del PRST-1 de Whyte, sin embargo tuvo una serie de errores de diseño que terminaban causando problemas a los ciclistas, lo cual seguramente es algo que la marca prefiere dejar en el olvido.

    4. Brazos de freno flotante

    Aunque en la actualidad es muy raro ver brazos de freno flotante, hubo un tiempo en el que los grandes fabricantes de renombre lo ofrecían como la solución más novedosa.

    Han sido diseñados con la finalidad de reducir la influencia del freno trasero en la suspensión trasera de una bicicleta, estas eran más populares en el circuito de descenso de la Copa del Mundo, donde hicieron su camino en numerosas bicicletas de la talla de Kona entre otros.

    Muchos fabricantes han cambiado los diseños de suspensión a los multi pivote ya que tienden a ser menos influenciados por las fuerzas del frenado, por eso es difícil encontrar los brazos de freno flotante en la actualidad, han sido reemplazados por unos modelos más utilitarios y menos ruidosos.

    5. Cambiadores de control Dual Shimano

    Sin duda, otro de los cambios tecnológicos que preferimos olvidar es el Shimano Dual Control. Qiue prometía integrar en un lindo paquete sistema de frenado y de cambios, lo cual teóricamente no es malo, sin embargo en la práctica la realidad fue otra: permitía los cambios pero el frenado era algo casi imposible.

    Las palancas de control eran increíblemente frágiles y su reemplazo era algo sumamente costoso por ser un sistema “dos en uno”.

    De igual forma, Shimano introdujo el desviador trasero de Rapid Rise que terminó odiado casi universalmente.

    Ambos cambios generaron una ola de disgustos y maldiciones jamás pronunciadas y que en la actualidad las empresas prefieren dejar atrás.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE

    2 Comments

    1. Los dual control no son tan problemáticos ni complicados, cambiar y frenar a la vez, se puede y si le coges el truco hasta es mejor. Delicados? Tampoco, los tengo, además tengo tanto XT, como Xtr y los sigo usando.