• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Salud

    4 errores comunes que cometes cuando tus músculos están tensos

    Después de un entrenamiento intensivo de piernas de seguro quedaras extenuado muscularmente, tanto que ir al baño al día siguiente y tratar de sentarte en el trono puede provocarte un dolor que no esperabas.



    El dolor muscular es un efecto secundario muy común después de entrenamientos intensivos, no importa si eres principiante o experimentado, este dolor ataca a todas aquellas personas que estimulan sus músculos de maneras diferentes a las que normalmente están acostumbrados.

    El dolor muscular que aparece después de entrenamientos intensivos es conocido por el nombre de Dolor Muscular de Aparición Retardada o DOMS por sus siglas en inglés. Este dolor tiende a empeorar uno o dos días después del entrenamiento, y luego, comienza a disminuir en los días siguientes.

    Los investigadores aún no están completamente seguros de las razones por las que aparece este dolor muscular, sin embargo, algunos piensan que tiene algo que ver con el microtrauma, y al daño estructural que sufre el tejido muscular al levantar mucho peso, sumado a la inflamación que se produce cuando los músculos intentan repararse.

    Vale la pena destacar que el hecho de que sufras de dolor muscular después de un entrenamiento intenso no significa que estés progresando, en realidad podrías estar causando el efecto contrario si el dolor no te permite entrenar durante el resto de la semana o interfiere con tu capacidad para llevar una vida normal.

    Quédate con nosotros para que tomes nota de los 4 errores que se comenten cuando tus músculos están adoloridos:

    Error número 1: Permaneces totalmente en reposo

    Los especialistas recomiendan mantenerte en movimiento una vez que hayas culminado tu entrenamiento intensivo, sin importar que dichos movimientos causen algo de molestia.
    Lo más recomendado después de un entrenamiento intensivo para evitar dolores musculares posteriores es no dejar de mover la articulación por encima y por debajo del músculo adolorido. El movimiento actúa como un calmante, y es importante mantener tus articulaciones inflamadas en movimiento para reducir el dolor muscular. Esto quiere decir que si tu entrenamiento se enfocó en tus cuádriceps y están adoloridos, debes procurar mover la articulación de la rodilla y la articulación de la cadera.



    Debemos recordar que los músculos se contraen para actuar sobre las articulaciones, es por esta razón que cuando tus músculos están adoloridos después de un entrenamiento intensivo, puede ser aún más doloroso mover la articulación. Lamentablemente no podemos negar que tus articulaciones necesitan movimiento para mantenerse lubricadas para poder moverse con libertad. Es por esta razón que echarse en el sofá después de un entrenamiento intensivo puede hacer que tus músculos se pongan rígidos, lo que empeorará el dolor.

    Es cierto que el descanso es necesario para una adecuada recuperación muscular, pero hacer un poco de ejercicio liviano ayuda a disminuir la sensación de dolor muscular. Esto ocurre por el aumento de la circulación y la producción de endorfinas.

    Los especialistas recomiendan hacer ejercicio liviano. Lo ideal es comenzar lento y terminar lento. Uno de los ejercicios livianos por excelencia es una caminata o un trote lento durante 20 minutos.

    Error número 2: Cambias con frecuencia tu rutina de ejercicios

    Uno de los errores más vistos en los gimnasios es cambiar con frecuencia la rutina de ejercicios, sin saber que este cambio evita que el musculo se desarrolle adecuadamente. Muchos entrenadores aseguran que cambiar las rutinas de ejercicios de vez en cuando puede ayudarte a alcanzar tus metas, pero hacerlo con demasiada frecuencia puede tener consecuencias negativas.

    Especialistas en el entrenamiento deportivo aseguran que cambiar constantemente las rutinas de ejercicios para probar diferentes enfoques, puede ser perjudicial a la hora de la recuperación de los músculos adoloridos. Esto se debe a que tu cuerpo necesita tiempo para adaptarse a una rutina de ejercicios y una vez que tus músculos se acostumbren a esta rutina, ya no experimentarás el mismo nivel de dolor muscular.

    Con el cambio repentino de tus rutinas de ejercicios proporcionarás a tus músculos estímulos nuevos, así no tendrán la oportunidad de acostumbrarse a ningún ejercicio en específico, causando mucho más dolor después de cada entrenamiento.



    Lo mejor que puedes hacer en estos casos es escuchar a tu cuerpo. Si tus músculos están frecuentemente adoloridos y eres de los que siempre estás haciendo cambios en la rutina de tus entrenamientos, reduce un poco los cambios. De esta manera ayudaras a que tus músculos y articulaciones se ajusten a la nueva rutina antes de agregar el siguiente cambio.

    Error número 3: Entrenas súper pesado para combatir el dolor muscular

    En todos los gimnasios encontraremos a un tipo que esta usando toda su parte superior del cuerpo para hacer un curl de bíceps. Para muchos parecerá impresionante el peso que apila en la barra, pero esta técnica puede agravar los dolores musculares.

    Recuerda que si te duelen los músculos, debes tener extremo cuidado al realizar tu rutina de ejercicios para que no causes lesiones involuntarias a otras partes del cuerpo debido a una mala técnica. Es posible que estés disminuyendo el dolor de tus músculos adoloridos, pero al mismo tiempo estarás causando más dolor a otro grupo de músculos.

    Lo ideal en estos casos es disminuir el peso o la resistencia en tus entrenamientos, de esta forma permitirás que tus músculos funcionen sin problemas dentro de un rango de movimiento normal. Recuerda que debes darle a tu cuerpo un tiempo prudencial para recuperarse.

    Error número 4: Entrenamientos excéntricos

    Algunos ejercicios tienen la particularidad de desencadenar más dolores musculares que otros, tal es el caso de los ejercicios con movimientos lentos que haces con los rizos de bíceps. Con este tipo de ejercicios el músculo se contrae mientras se alarga.

    Estos ejercicios son llamados comúnmente entrenamientos excéntricos, y consisten básicamente en cualquier forma de entrenamiento donde los músculos se alargan bajo una carga. Estas contracciones alargadas ocurren cuando levantas mucho peso y lo bajas muy lentamente.

    Está comprobado que los entrenamientos excéntricos empeoran el dolor muscular, por lo que si tu rutina de ejercicios está llena de entrenamientos excéntricos sentirás mucho más dolor muscular.
    Incluir entrenamientos excéntricos a tu rutina de ejercicios no es del todo malo, incluso podrías aumentar tus ganancias. Pero si sientes dolor después de este tipo de entrenamientos, lo mejor es que suspendas el entrenamiento excéntrico durante unos días. Lo ideal para estos entrenamientos excéntricos es controlar la contracción en lugar de frenarla.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE