• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Salud

    5 razones por las que padeces de calambres.

    Los dolores producto de calambres musculares no están reservados únicamente para los maratonistas, todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos padecido estas molestias musculares. Desde jóvenes hasta ancianos, desde los más sedentarios a los más activos, todos somos susceptibles de padecer calambres y, lo peor de todo, es que llegan cuando menos lo esperas, ya sea mientras haces el saludo al sol o para interrumpirte de forma dolorosa, una placentera noche de sueño.




    El doctor Houman Danesh, Director del Centro de Manejo Integral del dolor Mount Sinaí indica que “los calambres musculares son básicamente una sobre activación o contracción de un músculo”, “y aunque puede ocurrir en cualquier parte, por lo general ocurre en la pantorrilla, ya que ese músculo usa la mayor cantidad de energía del cuerpo”.

    Cabe destacar que detectar que estás experimentando un calambre muscular es algo realmente fácil, lo difícil es descubrir la razón por la cual esto sucede. El Dr. Danesh, nos cuenta más adelante las razones por las cuales puedes presentar calambres musculares.

    Problemas circulatorios

    Otra posible razón para que una persona sufra de calambres musculares puede ser un suministro inadecuado de sangre, lo que literalmente significa que no estás recibiendo suficiente flujo sanguíneo en tus piernas o brazos. “Por lo general, esto se debe a una acumulación de colesterol en la sangre, pero también podría deberse a una arteria afectada por una masa o por tumores en los ovarios”, dice Danesh. Se recomienda estar atentos en particular si tienes los niveles de colesterol altos y conversar con un médico.




    Inflamación de los nervios

    Algunos especialistas suelen referirse a este desagradable fenómeno como un “nervio pinzado”. El cuerpo posee una serie de nervios que van desde el cerebro hasta la médula espinal, y según Danesh, “cualquier cosa puede hacer que un nervio se pinche en un disco herniado adoptando una posición extraña, lo que desencadena en inflamación del nervio”. Afortunadamente, el cuerpo humano es una creación perfecta, y constituye un sistema milagroso de curación; por lo general, una dosis regular de antiinflamatorios te ayudará a aliviar el dolor. Pero una vez más, si esa primera línea de defensa no consigue eliminar tu molestia en unos pocos días, no debes pensarlo más y acudir al doctor.

    Deshidratación

    “la forma en que se activan los músculos implica un equilibrio entre las señales eléctricas y los iones”, explica Danesh. “la deshidratación cambia el conjunto de señales. Cambiando esa señal, el cuerpo no sabe si la señal proviene del cerebro o simplemente porque hay un desequilibrio eléctrico alrededor de la célula”. Esto causa que tus músculos tengan dificultad para procesar las señales adecuadas y esta hiperactividad desencadena un dolor. Por fortuna, para deshacerte de este calambre solo ¡debes hidratarte!

    Embarazo

    “El embarazo causa una gran cantidad de cambios en todo el cuerpo”, dice Danesh. Y los cambios hormonales pueden provocar calambres musculares. En las mujeres embarazadas es común que estos calambres se hagan presentes en la región de la pantorrilla o los pies, por lo general se sienten durante la noche, sobre todo cuando el embarazo está avanzado en el segundo y tercer trimestre. Aún no está bien definida la razón por la cual sucede esto, pero se recomienda beber abundante agua para tratar de frenar el dolor, estirándose y tomando suplementos de magnesio (siempre y cuando su médico le dé el visto bueno con antelación).

    Acumulación de ácido láctico

    Calambres de brazo o espalda son más comunes de lo que se piensa y se presentan en las situaciones más inverosímiles, como arreglando un cuadro torcido o reordenando algunas cosas en casa que impliquen mantenerse en la misma posición por largo tiempo. Según Danesh, es común padecer de una tensión muscular después de mantener una posición por un período prolongado de tiempo. “hacer algo que tu cuerpo no está entrenado para hacer constantemente activa un músculo y lo descompone un poco”, dice. “esa ruptura generalmente provoca una acumulación de ácido láctico que puede desencadenar en espasmos musculares”. Por suerte, este tipo de calambres típicamente desaparece con el tiempo. Nuestra recomendación es que le des unas horas, pero si interfiere en la medida en que no te deja dormir toda la noche, probablemente deberías acudir a tu médico.




    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE