• Salud

    Como evitar el ataque de perros al ir en bicicleta

    Es lo más común, ir paseando en bicicleta o durante un entrenamiento y ser perseguido por un perro, algunas veces lo hacen solo por curiosidad o diversión, pero otras veces muestran un comportamiento agresivo que puede resultar potencialmente peligroso si no se toman las precauciones adecuadas o no se actúa de forma rápida.

    No es nada raro que como ciclistas nos toque vivir esta experiencia en innumerables ocasiones, aunque las primera veces pueden que nos cause alerta al no saber cómo actuar, sobre todo tratándose de perros agresivos y salvajes que no tengan dueño y por lo tanto no estén bajo la conducción y responsabilidad de ningún humano.




    En esta ocasión vamos a presentar algunos trucos para que aprendas a manejar esta situación. Consejos prácticos que van a ayudarte a evitar el ataque de perros mientras disfrutas de tu paseo en bicicleta.

    ¿Por qué nos atacan algunos perros?

    En muchas ocasiones el resultado es sencillamente el instinto de la mascota y su falta de entrenamiento. La gran mayoría de las veces en las que ocurre alguna forma de agresión o ataque de parte de un canino, es porque este se encuentra cuidando un determinado territorio y nosotros en nuestro paso lo estamos invadiendo. Es un tema netamente instintivo y debemos entender esto.

    El ataque de un perro es sencillamente el instinto de la mascota y su falta de… Click to Tweet

    Sin embargo, no es de alarmarse, no quiere decir que todo perro que encontremos en la calle va a ver en nosotros una presa o una potencial amenaza, son solo algunos de los posibles casos. El proceso se inicia con un simple ladrido y  a medida que entra en confianza puede extenderse hasta convertirse en un ataque violento, por eso es necesario aprender algunos trucos para distraer la atención y seguir nuestro camino en paz, sin ser molestados por los perros.

    ¿Cómo evitar el ataque de perros al ir en bicicleta?

    Se trata de uno de los obstáculos más comunes que se encuentra un ciclista, pero puede ser evitado de diferentes maneras.

    Disminuye la velocidad

    Esta puede ser una opción adecuada en cuanto notes que te acercas a un perro agresivo. Lo primero será que mantengas la calma en todo momento para que puedas tomar las decisiones correctas en caso de ser necesario, luego, disminuye la velocidad y prepárate para bajarte de la bicicleta. Lo más importante es que el perro no te distinga como una presa y no alientes el ataque cayendo en el error de muchos, que es lanzar improperios verbales que pueden alterar al can y promover el ataque.

    Bájate de la bicicleta y utilízala como barrera

    En caso de que el perro continúe aproximándose, lo ideal será que te bajes de la bicicleta y la coloques a modo de barrera entre tú y el perro. Continua caminando con calma y no le mires a los ojos ya que esto puede ser percibido por el can como una incitación o una amenaza, lo que obviamente queremos evitar. Se debe mantener la calma en todo momento para manejar la situación de forma correcta. Mantén al perro vigilado desde tu vista periférica, no viéndolo directamente a los ojos y atento a tu alrededor en caso de que hayan vehículos a tu alrededor con los que puedas tropezar involuntariamente.

    No intentes escapar

    Al menos que vayas en una pendiente y en bajada, no es lo más adecuado intentar escapar. Especialmente en caminos planos, la huida puede incentivar la persecución y fácilmente el perro podría alcanzarte, además de que es mucho más difícil concentrarte en la vía y en el perro al mismo tiempo. Intenta una actitud de no darle importancia al suceso para que el perro no se sienta amenazado y te permita seguir tu recorrido en paz.




     

    Mantén la calma, domina el espacio y demuestra que tu mandas

    El primer recurso que tienes a disposición es controlar y reducir el interés del perro en ti, restándole la mayor importancia posible a sus ladridos. Esto solo lo vas a lograr si mantienes la calma y no caes en pánico. Se trata de una situación a la que deberás acostumbrarte si piensas recorrer en bicicleta cualquier lugar donde pueda haber perros. Debes reclamar tu espacio y dominarlo, la misma bicicleta te ayuda a aparentar mayor tamaño. Una voz fuerte y firme, con una orden clara, acompañado del lenguaje corporal adecuado puede ayudarte a mantener el control de la situación y demostrar que no representas una amenaza.

    Dale algo que morder

    Todos los pasos anteriores deberían ser suficientes para controlar cualquier ataque de perros mientras realizas un recorrido en bicicleta, pero si no se logra neutralizar la situación, entonces puedes optar por otro recurso que sería arrojarle algo que pueda morder y que distraiga la atención sobre ti. Puedes utilizar un suéter, un frasco de agua o la bomba de aire, cualquier elemento que sirva de persuasión y entretenga al perro mientras tú te dispones a alejarte con tranquilidad.

    Sigue tu camino sin detenerte

    Los perros por lo general solo pueden correr a una velocidad de 15-30 mph, por lo cual, si puedes pedalear a esa velocidad, entonces lo más adecuado será que ni siquiera te tomes el tiempo de permitir que el perro reaccione. Pedalea fuerte y escapa de la zona de acción del perro lo más pronto posible y así evitas inconvenientes. Realmente esta es una de las medidas menos recomendadas porque es incitar a la persecución, pero puede ser una medida adecuada en caso de nos topemos con un perro que simplemente este molesto, pero no sea del todo agresivo y no busque interceptarnos.

    Debes recordar que los perros no tienen un instinto natural de atacar a los humanos, en realidad se trata de un mal hábito que han adoptado al criarse en la calle o en manos de personas sin la experiencia adecuada para educar adecuadamente a sus mascotas. No se puede evitar que alguna vez nos crucemos con un perro de actitud agresiva, pero con estos consejos podrás enfrentar la situación y evitar salir lastimado, así como lastimar al animal.




    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE