• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

Hot, Salud

Porque seguir montando a pesar de las caidas?

Si te dijeran que nunca más volverías a chocar en tu bici, ¿seguirías montando? Estamos seguros de que la respuesta rápida es ‘Sí, por supuesto’. Pero también estamos seguros que después de un tiempo lo pensarías, y la razón es simple: montar en bici sin chocar es aburrido.



Chocar en tu bici es desagradable pero es una muestra fehaciente de que estas montando bicicletas de montaña. También forma parte de disfrutar la carretera, pero chocar sigue siendo el aspecto que caracteriza al ciclismo de montaña. En esta modalidad de ciclismo los accidentes tienen que suceder ya que sin riesgo no hay recompensa, es algo así como el yin y el yang, sin fealdad no hay belleza o sin oscuridad no hay luz.

Los choques en bicicleta algunas veces son muy dolorosos, otras veces son muy cómicos incluso inofensivos, pero la gran mayoría de nuestros choques terminan en YouTube gracias a los dispositivos móviles que hoy en día se encuentran en todos lados. Es imposible no ver una y otra vez en video nuestros choques y no reír muchísimo.
Ahora hazte esta pregunta: ¿Dónde estaría la emoción sin los choques en tu bici? no importa cuán malo, estúpido o valiente seas ¿dónde estaría la emoción? ¡NO LA HABRIA! No habría golpes de suerte, o inspiración, no habría nada que pusiera a prueba tus reflejos. Claro que por otro lado, no habría ningún golpe accidental en un árbol atravesado y no habría rocas atacándote con ojivas nucleares. ¿Y no es por esa razón que el ciclismo de montaña es tan divertido?


Sin embargo, la mayoría de los ciclistas aseguran que los choques que le dan tanta emoción a este deporte duelen mucho. Incluso los masoquistas que hay entre los ciclistas no eligen el dolor de un choque ligero, sino el dolor profundo, ese que llega al alma y pone a prueba tus propios límites físicos. Por otro lado, imagínate que no todo fuera dolor físico, sino dolor psicológico, no importa cuántos antibióticos tomes para que te adormezcan el dolor persistiría hasta morir.



Otro de los aspectos que influyen en los choques es la humillación, la cual muchas veces es excesiva. Pero aun si te caes en el bosque y no hay nadie para verlo sigue siendo humillación extrema. Para los choques que lastiman tu ego hay infinidad de excusas, incluyendo desde calzado inapropiado, una bicicleta desconocida hasta una gran ineptitud.

Uno de los choques más aparatosos de los que se haya escuchado le ocurrió a un ciclista novato en un pequeño sendero a lo largo de la base de un acantilado de 20 pies, este novel ciclista realizo un faceplant tan fundamentalmente sólido que probablemente entró en el registro fósil. Después de atrapar el plato y pasar directamente sobre los barrotes, se dio otro golpe cuando el marco giró y apuñaló un pedal justo a través del lazo de uno de los cordones de sus zapatos. El pobre se dio cuenta de que con un pie inmovilizado no podía moverse.

Después de algún tiempo de retorcerse del dolor noto que desde lo alto del acantilado lo miraban un grupo de escolares en un paseo rural por ese lugar desierto. Miraron abajo, y riendo le dijeron: “Mejor suerte el próximo año, amigo”, y todos se marcharon en tropel.

De seguro tienes tus propios choques embarazosos que contar. Muchas veces no se cree como después de caerse de una bici y lastimarse tanto mental como físicamente aun sigas apostando por senderos de aventura. Pero este deporte atrapara y sigues montando tu bici sin parar lo que significa que en algún lugar dentro de nosotros nos sentimos buen con eso. Y cuando el dolor desaparece, ¿qué historias le cuentas a tus amigos para que se diviertan más? Estamos seguro que les cuentas de tus mejores accidentes, esos que alguna vez hicieron que salieras volando de tu bici, esos que te obligaron a frenar hasta con tus pies.

 



comentarios

Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE