• Salud

    5 Maneras de prevenir calambres musculares

    Una de las causas más comunes por las que un ciclista debe detenerse durante una competencia son los calambres musculares. Estos representan una de las experiencias más dolorosas y molestas que se pueden atravesar.





    Medicamente no existe una razón específica a la que se le puedan atribuir los calambres musculares, pero en el mundo del ciclismo hay algunas teorías que han surgido de las experiencias personales de cada ciclista. Te las compartimos.

    Teorías a las que se les atribuyen los calambres musculares

    La fatiga

    Muchos corredores creen que la fatiga muscular es una de las causas de los calambres. Esto se debe a la tensión que ocasiona el pedalear más fuerte o durante distancias más largas a lo que tus músculos están acostumbrados. Esto normalmente afecta a los corredores de bicicleta de montaña.

    Forma de prevenirlo:

    Existen dos formas de prevenir los calambres por fatiga: la estimulación y entrenamiento. Lo ideal es que te prepares para que durante la carrera reflejes el nivel para el que has entrenado. Algunos ciclistas expertos aseguran que pedalear duro durante la carrera para la cual se ha entrenado, puede ser la mejor receta para los calambres musculares.

    Por otro lado, abstenerse durante la primera mitad de la carrera puede evitar que tus músculos se fatiguen pronto. Es durante el entrenamiento que debes presionar más fuerte y por más tiempo tus músculos para alcanzar el ritmo que deseas mantener durante la carrera.

    Existe evidencia de que los calambres musculares se pueden prevenir con el entrenamiento de fuerza. Muchos corredores profesionales entrenan de esta manera para evitar los calambres. Lo recomendable es que implementes rutinas de ejercicios fuertes en el gimnasio 8 o 9 días antes de la competencia.

    Pérdida de electrolitos

    Para los corredores que están pendientes de la pérdida de fluidos durante la competencia, la perdida de sodio, cloruro, calcio, potasio o magnesio en el sudor puede ser la causante de los calambres musculares, siendo este la teoría más antigua entre los ciclistas.

    Forma de prevenirlo:

    Antes de cada carrera, agrega sal adicional a tus comidas para aumentar los niveles de sodio. Durante la carrera, complementa tu hidratación con una solución para reemplazar los electrolitos perdidos en el sudor.

    La hiperhidratación

    Para muchos corredores, la hiperhidratación está vinculada a la teoría de pérdida de electrolitos, por lo que consumir demasiados líquidos diluirá la concentración de sodio en la sangre.

    Forma de prevenirlo:

    Lo ideal es que consumas la cantidad justa de líquidos. Una buena regla general es beber solo cuando tengas sed.




    La deshidratación

    Es posible que la deshidratación sea una de las causantes de los calambres musculares. Lo que no es un secreto entre los corredores es que la deshidratación puede llegar a afectar negativamente el rendimiento de la carrera de múltiples maneras.

    Forma de prevenirlo:

    Mantente hidratado durante el recorrido bebiendo agua solo cuando tengas sed. El color de tu orina puede ser un indicador para saber si estas hidratado correctamente.

    Susceptibilidad personal

    Por último, se han registrado algunos corredores que simplemente son más susceptibles a los calambres en comparación con otros ciclistas. Esta susceptibilidad tiende a incrementarse con la edad.

    Forma de prevenirlo:

    Concientiza el hábito de estirarte regularmente, esto reducirá la aparición de calambres musculares. Si estas tomando alguna pastilla o tónico para evitar esta molestia, no dejes de hacerlo. Estudios aseguran que el efecto placebo funciona bien para algunos ciclistas. Algunos corredores juran que el jugo de pepinillos es la cura.

    Si tus piernas se encalambran durante una carrera, la mejor opción es soltar el pedal y comenzar a girar lentamente. Si estos se vuelven demasiado intensos para mantenerte en movimiento, lo mejor es que te detengas y estires el músculo afectado.



    comentarios

    Artículo anterior