• App móvil para calendario de ciclistas - PRONTO

  • Hot, Salud

    Refuerza tus articulaciones antes de cada ruta

    Afortunadamente, el ciclismo es uno de los deportes que menos afecta a las articulaciones debido a que no es un deporte de impacto, sumado a que es la bicicleta quien soporta la mayor parte del peso en movimiento.



    Pero aunque el ciclismo cuenta con estas bondades físicas no debes descuidar tus articulaciones.

    Estudios aseguran que los dolores en las articulaciones están directamente relacionados con la artritis, en especial la osteoartritis y la artritis reumatoide. La osteoartritis es la más común a medida que envejecemos, debido a que los huesos y las articulaciones se deterioran o cambian por el uso y el desgaste. Las articulaciones se afectan en los atletas y deportistas entusiastas a causa del uso excesivo de las articulaciones en los entrenamientos y competencias.

    La osteoartritis se caracteriza por una reducción en el cartílago en la cavidad articular, dejando el área propensa a una mayor degradación. La artritis también puede aparecer después de una lesión. Muchos corredores víctimas de accidentes que dejan como resultado fractura de cadera, generan osteonecrosis, la cual es una afección en la que la cabeza del fémur comienza a degenerarse debido a la falta de fluido sanguíneo.

    En los casos de artritis reumatoide, el líquido sinovial se ve afectado, lo que hace que las articulaciones pierdan flexibilidad. En la actualidad se han descubierto enfermedades autoinmunes en la que el sistema inmunológico por alguna razón ataca a los propios tejidos del organismo.

    Otro de las afecciones de las articulaciones conocidas es la gota, esta se presenta cuando hay una mayor concentración de ácido úrico en el organismo. Debido a esto, el ácido se convierte en cristales microscópicos que se acumulan alrededor de las articulaciones. Estas dolencias por lo general comienzan en el dedo gordo del pie.

    Quédate con nosotros y toma nota de algunos consejos nutricionales que te ayudaran a fortalecer tus articulaciones evitando que estas se vean comprometidas por inflamaciones inesperadas.

    Fortaleciendo tus articulaciones: ¿Qué debo comer?

    • Salmón y otros pescados azules tales como:
    • Caballa
    • Sardinas
    • Arenque
    • Atún fresco
    • Trucha
    • Arenques
    • Anchoas
    • Fletán



    Estos alimentos son ricos en grasas omega 3, gracias a estas grasas estos alimentos tienen efectos antiinflamatorios y se ha demostrado que alivian los síntomas de la osteoartritis y de la artritis reumatoide. Vale la pena destacar que también son una excelente fuente de proteínas para la reparación de las articulaciones dañadas, como bono adicional son una rica fuente de vitamina D.

    Jengibre: El jengibre contiene componentes activos que ayudan al organismo a producir sustancias antiinflamatorias. Puedes preparar jengibre fresco con limón y agua caliente, también puedes probar con té de jengibre, pan y galletas.

    Cúrcuma: La cúrcuma contiene curcumina, algunos estudios aseguran que este elemento protege contra la inflamación de las articulaciones y ayudar a aliviar el dolor y la rigidez ocasionada por la artritis.

    Cerezas: este alimento es una fuente rica de antioxidantes, especialmente antocianinas las cuales ayudan a prevenir y reparar el daño causado por los radicales libres. Por otro lado, los flavonoides presentes en las cerezas inhiben la inflamación reduciendo los niveles de ácido úrico en las articulaciones dolorosas, es por esta razón por lo que las cerezas son particularmente beneficiosas para los enfermos de gota.

    Alimentos ricos en beta caroteno:

    • Batata
    • Zanahoria
    • Col rizada
    • Melón
    • Mango
    • Calabaza
    • Papaya
    • Melón
    • Albaricoques

    Estudios aseguran que los alimentos ricos en beta carotenos, reducen la inflamación de las articulaciones y ayudan a reducir el dolor de la artritis reumatoide.

    Nueces y semillas: estos alimentos son una fuente rica en:

    • Vitamina E
    • Grasas esenciales
    • Zinc
    • Biotina

    Es por esta razón que los alimentos ricos en beta caroteno forman parte de los nutrientes necesarios para producir prostaglandinas antiinflamatorias. Lo ideal es que agregues a tu dieta diaria una porción de nueces, semillas de calabaza, semillas de lino, semillas de girasol, semillas de sésamo, almendras, anacardos y nueces de Brasil.



    Bayas: las bayas son ricas en vitamina C, esta vitamina es un nutriente esencial para la producción de colágeno, el cual es el componente principal del cartílago. Las bayas también son ricas en bioflavonoides antiinflamatorios, los cuales ayudan a inhibir las enzimas que descomponen el colágeno. Incluye en tu dieta una taza de bayas diariamente.

    • Avena y cereales integrales:
    • Arroz integral
    • Quinua
    • Lentejas
    • Verduras de hoja verde oscuro

    La avena y los cereales son fuentes ricas de magnesio las cuales son necesarias para la producción de ácido hialurónico. Este ácido hialurónico es uno de los componentes que más se encuentra presente en el líquido sinovial dentro de las articulaciones, sumado a que es indispensable para la producción de cartílago.

    Huevos: ricos en azufre y aminoácidos necesarios para la producción de queratina.

    Leche, queso, yogurt: estos tres alimentos son ricos en calcio, el cual es importante para mantener tus huesos sanos. Vale la pena destacar que estos alimentos también contienen magnesio, ácido fólico y vitaminas. Lo ideas es que comas porciones bajas en grasa o desnatadas ya que las grasas saturadas aumentan la inflamación de las articulaciones.

    Fortaleciendo tus articulaciones: Complementos

    No solo mantener una dieta balanceada ayudara a fortalecer tus articulaciones ya que hay evidencia de que incluir a tu dieta algunos complementos también ayudará a que tus articulaciones se mantengan sanas y fuertes.
    Sulfato de glucosamina: la glucosamina es un amino azúcar que se produce naturalmente en el cuerpo. Es un componente clave del cartílago y ayuda a formar elastina y colágeno, es por esta razón que ayuda a reducir el dolor, la sensibilidad y la hinchazón de las articulaciones. Lo ideal es incluir en tu dieta una porción no mayor a 500 mg, tres veces al día.

    Grasas esenciales:

    Aceites de pescado y la grasa omega 6
    Ácido Gamma Linoleico (AGL)

    Estas grasas son esenciales para mantener unas articulaciones sanas y fuertes ya que ayudan a aliviar la inflamación. Lo ideal es que puedas consumir un suplemento con al menos 450 mg de ácido docosahexaenoico.



    comentarios

    Artículo anteriorARTÍCULO SIGUIENTE